El Avila llama a Reveron

Armando: Aún cuando te concentraste en la luz colmada de salitre y caracolas, tu musa se hace presente en las laderas de El Avila a través de una cortina de difuminados grises salpicada… Sigue leyendo