El Avila llama a Reveron

Armando:

Aún cuando te concentraste en la luz colmada de salitre y caracolas,

tu musa se hace presente en las laderas de El Avila

a través de una cortina de difuminados grises salpicada de eucaliptos.

En tu honor maestro de luces disipadas

gAt

Anuncios