El Proyecto Cumbre

Luego de escuchar “abismado” a Carlos Castillo; integrante del Proyecto Cumbre; decidí colocarme a la “llanura” de mis circunstancias y emprender mi propia aventura.

Ellos recorrieron el Himalaya, las masas de hielo de Groenlandia y los Polos de polo a polo;

Yo las arenas del Caribe.

Ellos se trasladaban con esquí, “kite surf” y crampones;

Yo con mis “Converse” todo Terreno.

Ellos se encontraron con las huellas del Oso;

Yo con la de las gaviotas… y la “osamentazon” de la rumba de anoche.

Ellos se orientaban con GPS;

Yo con la desesperación.

Ellos arrastraban morrales y trineos;

Yo mi panza.

Ellos casi pierden los dedos  por congelamiento;

Yo por “deshidrata..MIENTO”.

Para Ellos la Cumbre es el cielo;

Para MI un Faro que se desliza bajo mis pies;

Sudando hasta la última gota el azufre del lodo de Cubagua;

porque Perlas NO HAY.

Finalmente grité … DUNA … estaba en mi Cumbre.

Con vista  en toda su cardinalidad,

Con la rosa de los vientos agitada y casi sin pétalos.

Al frente …  mar, horizonte y barcazas abriendo surcos fugaces.

Al este y oeste las  bahías pobladas de Puerto Cruz y  Zaragoza.

Al fondo el Valle de Pedro Gonzalez brillando con el rosado de sus salinas.

Todos podemos vivir nuestra propia aventura y disfrutarla paso a paso.

Es solo una cuestión de actitud, propósito e inspiración.

¡¡Están invitados¡¡

gAt

 

Anuncios