Tacarigua de La Laguna el Destino, Barlovento El Camino

 

ATRAVESANDO BARLOVENTO
Verdes luminosos enmarcan la negra sensualidad de pieles gestadas con ritmo de tambor.

El exuberante follaje aloja cuerpos templados de guerreros y hembras que mecen sus frutos como palmas azotadas por la brisa y adornan con fosforescencia su brillante oscuridad.
Brotan niñas redondas con olor a chocolate surcadas de sonrisas de un mantecado gélido.

RECORRIENDO LA LAGUNA DE TACARIGUA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA
Remanso de marrones sobre el que se deslizan livianas barcazas que apenas se elevan sobre el fondo fangoso. Los túneles de manglares son surcados con vértigo bajo la pericia del lanchero.

Un sol inclemente es retado por pelícanos y gaviotas. El resto de las aves esperan en silencio para chorrear sus colores sobre el atardecer.
La sombra de los manglares se convierten en una refrescante cárcel para corocoras, cotuas, flamencos, san martines y chihuacos.
Las raíces huyen del suelo y las acaloradas ramas bajan del cielo a calmar su sed

MAR AL NORTE DE LA LAGUNA DE TACARIGUA

 

SAMSUNG DIGITAL CAMERA
Kilómetros de suaves arenas confinadas por cuatro horizontes, batidas por una marea espumosa y el rugir subyugante del viento y la mar.
La fina llanura es flanqueada por cocoteros solitarios y el telón del manglar.
De cuando en vez frágiles flores rastreras blanquean la arena con su amarillo centro.
Vestigios de artísticos troncos sobre los cuales se aferran diminutos caracoles; convierten la playa en una galería viva de naturaleza muerta.

DIA DE LA CANDELARIA EN TACARIGUA

DSC03313
En el día de La Candelaria una imagen inmaculadamente blanca, es batuqueada por una negra devoción donde lo divino y lo profano se mezclan, festejando entre rones y cervezas.
Labios carnosos envuelven trompetas que rechinan sobre cueros armónicamente maltratados, mientras una asustada deidad recorres las adornadas casas del pueblo vestidas con palmas entrelazadas y vividas flores.
Bajo la atónita mirada de la Virgen, una fogosa mujer de pueblo con mirada vidriosa destila sudores, en una danza demasiado intimidante para los forasteros.
La sencillez de un humano feliz cumpleaños entre aplausos y cohetones antecede una inmensa torta blanca con ribetes azules que es obsequiada a propios y extraños.

 

gAt

Datos: Travesía 2:30 hrs; vía higuerote; desvío en Río Chico.

Anuncios