Ultra Race 2011 … Por las costas de Vargas … ¿Y cuánto falta ? …

En esta oportunidad NO encontré la respuesta “blanca” de un papá cómplice…que en la infancia alimentaba la paciencia en nuestros viajes a través de las carreteras de Venezuela, siempre diciéndonos “falta poco”.

El Ultra Race es una carrera de montaña, con muy poca asistencia, que se desarrolla  bajo altas temperaturas, en la Carreterra de la Costa; partiendo y regresando al Club Oricao, pasando por las poblaciones de Chichiriviche de la Costa (22km ), Puerto Cruz (52km) y Puerto Maya ( 80km ).

UltraRace12

El “falta poco”, fue substituido por “esta es la subida más fuerte”, “si le das duro te queda hora y media”, “fuerza que si puedes”, …”ya recorriste más de la mitad” …

Las apariencias engañan. Los cuerpos de los corredores de resistencia no siempre son esculpidos. La forja está en el corazón y la voluntad.

La preparación es un proyecto de meses. La voluntad es necesaria, pero no suficiente.

UltraRace08

Hay que entrenar con propósito, con foco. El reto es personal.

Los oídos estuvieron atentos. Los pequeños detalles cuentan.

La ropa, el bolso, la alimentación antes, durante y después… toda una especialidad.

Y yo, un simple aficionado a pesar de más de 30 años de pisadas y callosidades.

Partimos antes del alba, y aun cuando la madrugadas es sendero de culebras; solo encontré a la tigra guacharaca en una pulsera de unos artesanos que viven de la costa.

Yo me inscribí en los 52 KM, a pesar de no estar preparado. ¿Razones? Tenía deseos de conocer la ruta entre Chichiriviche y Puerto Cruz.

Mis panas se inscribieron en 22km. Es necesario caminar acompañado…el estímulo y  la competitividad acercan la meta.

No sentí  la presión del grupo … estaba detrás. Ellos perseguían la meta, yo el camino. Mi ritmo lo marcaba la contemplación de riscos, rocas y la mar multicolor.

Un Bote estepario se deja mecer bajo un sol inclemente. Está  amurallado, protegido por la mar.

Peñeros02

En el camino, me topé con los frutos del cacao y del mar. Morenas espigadas, atléticos pescadores lanzando la red y lijando con arena el fondo de sus embarcaciones, para evitar la voracidad de los caracoles.

La Cascada de Petaquire fue una tentación. Su caída de agua, desembocando al mar era una invitación para quedarme. Pero seguí.

PaisajePetaquire

Luego de seis horas inclementes, llegué a Puerto Cruz. Decidí cambiar los desniveles del camino; por los vaivenes de un peñero, que me devolvió en 40 minutos al punto de partida. En la proa un marinero equilibrista.

Frutos-del-Cacao04

Me gratifiqué con el plato típico: pescado frito con tostones y ensalada.

Y hasta me “prestaron” un racimo de picúas para la foto.

Y me volví a gratificar con empanadas rellenas de queso, pescado, camarón y hasta pulpo.

Volveremos… con la preparación adecuada… física y mental.

UltraRace10PuertoCruz

gAt

Anuncios