El bamboleo…recordando a Carlos y a Nosotros…

Bamboleo mis pensamientos sobre un peñero a muchas brazadas de la orilla.
El sol me evapora en segundos el frío oceánico.

Ha sido un día lleno de novedades y simbolismos.
Entrando al pueblo costeño un animal estilizado y huidizo, de cola negra me atravesó los ojos. No logré encasillarlo.
Luego una ballena a la deriva, camuflada entre espuma captó la atención de propios y extraños.

Es inevitable no pensar en mi tío Carlos, recién fallecido en el más completo abandono y sin dignidad.

Tuvo familia, hijos, amigos, mujeres, fama, fortuna, talento y sueños, pero terminó como una pesadilla.
Deambulando como un indigente sin que nadie lo extrañara.

Hoy habrá muchas lágrimas estériles, promesas postergadas y extemporáneas. Mañana sus cenizas volverán a la tierra.

En el momento crucial; que puede ser una emboscada; solo contamos con nosotros y nuestra historia.
Algunos con una familia que hace honor a los lazos de sangre, y otros con una FE trascendental… que inmortaliza.

Ya se hizo el atardecer. Sombrío como corresponde.
Con tijeretas en picada y vestidas de luto.
gAt

Anuncios