Margarita destino de perlas … impresiones cronológicas.

Picante gustoso sobre un cardumen de tostones que le sirven de lecho a un Dorado dorado, es la antesala; en las brisas de Unare; a un destino perlado. Puntualidad inglesa que en menos… Sigue leyendo

Cada paso cuenta.

  Salía de un Centro Comercial abrazado a la juventud de mi hija menor. Ya estábamos en el carro, cuando un señor de muy avanzada edad, apoyado en una andadera y en su… Sigue leyendo

Mascaradas … en Boconó.

El Carnaval fue la excusa para ponernos en movimiento a un cálido destino al pie de Los Andes: Boconó. La festividad era anunciada como “internacional”. Los amigos lugareños testimoniaban su trascendencia. El viaje… Sigue leyendo

El Paraíso entre tus pliegues

La ciudad agitada madrugó entre cohetes y dianas. Los partidarios de unos y otros se disponían a cumplir con su deber. Yo haría lo propio, pero sin renunciar a una montaña restringida por… Sigue leyendo

Mi Húmeda Pasión …

Los pájaros ahogan su canto en un amanecer lluvioso. Se cansaron en el intento. El sol no acudió a la cita. Toda la ciudad suena al tin-tan del goteo. No me resigno. Soñé… Sigue leyendo

Pequeñeces ….NATURALES

GATITO Me recibiste con la alfombra verde, como antesala a tu majestuoso palacio vegetal; con paredes de brisas y techo de cielo. Apenas abres los ojos y ya paseas tu realeza gatuna. CACHORROS… Sigue leyendo

Descenso desde El Naiguatá …una historia de coraje y solidaridad.

Este relato comienza de bajada … con una historia de coraje y solidaridad, donde hombres y mujeres le quitaron el protagonismo a la montaña. Luego de un ascenso sostenido por las picas de… Sigue leyendo

Una culebra en mi camino …

  Se encendía la noche en las puertas de El Avila. A lo lejos una sombra se movía con frenesí sin causa aparente. La proximidad me reveló más de un metro de tragavenado… Sigue leyendo

El Avila llama a Reveron

Armando: Aún cuando te concentraste en la luz colmada de salitre y caracolas, tu musa se hace presente en las laderas de El Avila a través de una cortina de difuminados grises salpicada… Sigue leyendo

  • Follow Gerardo Antoni Taborda on WordPress.com