Renacer en Escagüey… Un pesebre de tradiciones

José Luis: “El Español” de Madrid e Isabel su Sra; mestiza como todos nosotros; de ascendencia canaria realzada con el llano de Portuguesa.

Hace 3 años convirtieron un paraje en “Sándalo”:  La Posada (1).

La casa se erige solitaria a 2400 msn sobre una meseta con vista a la redonda, la temperatura oscila entre 15 y 18 grados centígrados; y no más de 12 en la madrugada.

1-Posada-Panoramica-04

La atención comienza desde la reservación, uno se siente esperado. Desde las condiciones del camino, hasta el estado del tiempo son datos suministrados justo antes del viaje. Habitaciones impecables, mullidas de pluma, rústicas con acabados perfectos. Su blanco nos eleva al cielo y los troncos incrustados nos devuelven lo terrenal. El incienso es como un duende que se cuela, dejando una estela exótica, sutil y persistente.

1-Posada-X-Hab-02

Cenas gourmet en sus ingredientes y presentación, criolla en su abundancia. Carrusel de delicias: Canapés con berenjenas condimentadas y tomates secos, pate con mermelada de pimentón picantoso, huevas de trucha, tallos de acelga rebosados, ensalada con gajitos cítricos aderezados con vinagres y aceites de la Madre Patria, riñones al jerez, arroz a la marinera, trucha crujiente abrasada con tocineta y rellena de selva negra, rabo de res cocinado a fuego lento entre los vapores del ron, vino y brandy … que vaporón … torta de queso asturiana con esculturas caramelizadas. Y los desayunos … con mermelada de curuba, acidita.

Posada de 1000 estrellas y un millón de detalles. Y no solo me refiero al cielo pinchado de los páramos.

Hasta las fotos de los huéspedes aparecen de pronto en sus habitaciones, como obsequio de los anfitriones.

Los senderos nos cruzan…la montaña nos espera. Al final de la tarde la neblina se convierte en paisaje multisensorial.

0-Paisaje-Refugio-Estepario-02

Se ve, se siente se huele…se mimetiza. Al avanzar la noche el velo se descorre, y aparece un cielo espectacularmente estrellado.

No hay contaminación, no hay iluminación q lo diluya.

La luz vence la penumbra. Me muevo entre laderas deslizantes. La “flagrancia” del ajo se hace presente. Cultivos de papa custodiados por fieros “querrequerres”. Caminos hechos una y otra vez con pico, sudor y lágrimas. Me acompañan dos perros de fina estirpe, pero realengos de espíritu. La sangre llama … por estepario. Compartimos con campesinos y yeguas remolonas. Me siguieron hasta perder la orientación y terminar trotando por la trasandina. Nos despedimos con par de besos “mejillones”.

Salimos en búsqueda de los niños del páramo. No les resolvimos la vida, pero les dibujamos una sonrisa a través de abrigos y peluches. Hasta los mayores se peleaban por su nueva mascota.

Rostros-Niños-Paramo-Peluches

Sigo visitando mis tiendas de antigüedades buscando la navaja del barbero. Solo he conseguido la manera de afilarla. Imposible salir con las manos vacías. Ya tengo la hoz para decapitar mis demonios.

Rocío nos atendió con dulzura en la Casa de la Miel (2). Facciones de origen alpino refinadas con la suavidad de los Andes. Nos aprovisionamos de frutos secos, y néctar para los labios, el rostro y la vitalidad.

Mención aparte merece la Casa del Museo de Juan Félix Sanchez y Epifanía en San Rafael de Mucuchíes; un amor de toda una vida para la posteridad. Llena de memorias fotográficas, objetos personales, páramos y cielo que se cuelan por el patio interior, como compañeros permanentes.

 SRafael-Mucuchies-Museo-JFSanchez

Es 29 de diciembre. Son las 11:30 de la mañana. Los “negros” bajan de las colinas para concentrarse en la Plaza, al pie de la catedral de Mucuchíes. Es la Fiesta de San Benito de Palermo (3), el Santo Negro.

San-Benito-Imagen-04

Los rostros son de betún, el aceite se mezcla con tizne, carbón y kerosén. Son cientos o quizás miles. Se agrupan en sociedades de acuerdo al pueblo de origen: Misintá, Los Aposentos, Llano del Hato, San Rafael, La Toma, La Hoyada, Mixteque y Mucumpate, entre otros. El miche corre con discreción. Dícese que a San Benito le justa la juerga. La protección policial es persuasiva. Viene la Banda de Guerra  como preámbulo a la fiesta de la pólvora, luego  los giros (danza), los trabuqueros con sus descargas y seguidillas, la procesión, y la misa arengada por un cura que  invoca la purificación “rapeando”. La fiesta tiene un arraigo de casi 200 años. “San Benito para venerar y nunca olvidar”.

San-Benito-Trabuquero-06

Siguiendo las indicaciones del “Padre” partimos en un recorrido eterno hacia el Sur, bajo cielos titilantes, inmaculados y con manchas concebidas.

Luego de 2 horas llegamos hasta el Monasterio de los trapenses en Estanques del Hato, vía Caniguá. Ceremonia solemne acompasada con cánticos.

Escasean los feligreses al igual que las vocaciones para alabar al Señor desde la contemplación.

Trapense-Monasterio

¿Cómo olvidar la efectivísima amabilidad de Frank (4)? El taxista lugareño, conversador como nadie y siempre dispuesto y presto al llamado de necesidades ordinarias y extraordinarias. Lo declaramos Patrimonio del Estado.

 Tengo en el horizonte la Paradura del Niño, las Velas de Mucurubá; que celebran el 8 de diciembre a la Inmaculada Concepción, La Morera con su fábrica de seda, La Musui con sus aguas termales, y El Tisure con la otra capilla de piedra y su ventana al infinito.

 Volveremos … a seguir llenándonos de tradiciones, naturaleza, artesanía; y la hospitalidad de José Luis e Isabel; que es huésped permanente en Sándalo: La Posada.

 

gAt.

 

NOTAS:

(1) Sándalo Posada … Ubicada en Escagüey, entre Tabay y Mucuchíes, a 40 minutos de la ciudad de Mérida, a 7 kilómetros del Parque los Aleros.

sandaloposada@hotmail.com;

http://sandaloposada.blogspot.com/

(2) La Casita de la Miel. Fuimos atendidos por Rocío Schwartzemberg. Merideña descendiente de austríacos. Los apiarios zumban cerca. La Casa de la Miel es la referencia obligada para llegar a la Posada. Usualmente es el punto de encuentro para que Jose Luis se encuentre con sus invitados y los guíe cerro arriba.

(3) San Benito de Palermo. Monje y Santo nacido en Sicilia en 1526. Falleció en 1589 en Palermo. Era hijo de esclavos. Fue pastor en sus primeros años. Existe una devoción especial por San Benito en Latinoamérica. En especial en Venezuela. La fiesta de San Benito se celebra entre octubre y enero en muchos lugares de Venezuela. En particular en los Estados Zulia, Mérida y Trujillo.

(4) Frank Villasmil. 0416-6020895.

 

 

Anuncios